ES
Marco der Pole
ul. Sarego 22/3
31-047 Kraków, Polen
tel: +48 12 430 21 17
e-mail: office@marcoderpole.com.pl
Peregrinaciones en Polonia

Santa Faustina Kowalska (1905-1938)

Nació en 1905 en un pueblo pequeño de Głogowiec siendo la tercera de diez hermanos. Su familia era muy religiosa, pero pobre. Fue a la escuela tan solo 3 años. Siendo una chica joven, se fue de casa para servir a otras familias y así poder ayudar a la suya.

Ya con 7 años sentía la llamada de la vocación monástica. A los 18 años les pidió a sus padres que le dieran permiso para ingresar en un convento, pero no le dejaron ya que necesitaban su ayuda para mantener a la familia. Faustina, que no quería desobedecer a sus padres, intentó sofocar esta llamada a la vocación. En su Diario cuenta como un día vio al Cristo fustigado que le habló con estas palabras: “¿Durante cuánto tiempo más te tendré que soportar? ¿Hasta cuándo me engañarás?” Después de este acontecimiento decidió hacerse monja. En 1925 fue acogida a la Congregación de las monjas de la Bienaventurada Virgen María de la Misericordia de Varsovia, recibiendo el nombre de María Faustina.

Faustina fue mística y tuvo muchas revelaciones de Cristo que podemos leer en su Diario, redactado por la sugerencia de su padre confesor. Jesús le encomendó la misión de revelar al mundo entero la verdad sobre la Divina Misericordia. Le transmitió su deseo de establecer la festividad de la Divina Misericordia el primer domingo después de la Semana Santa. Le encomendó pintar un cuadro según su visión con la inscripción: “Jesús, confío en ti”, con el deseo de que fuera venerado en todo el mundo y, finalmente, le transmitió una devoción especial llamada la Coronilla de la Divina Misericordia, asegurando que quien la rezara, recibiría gran misericordia tanto en la vida como a la hora de la muerte.

Santa Faustina falleció en Cracovia en 1938 a los 33 años a causa de la tuberculosis pulmonar. En 2000 fue canonizada por Juan Pablo II. Está sepultada en el convento de la Congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia. Al lado del convento se encuentra la nueva Basílica – el Santuario de la Divina Misericordia.