ES
Marco der Pole
ul. Sarego 22/3
31-047 Kraków, Polen
tel: +48 12 430 21 17
e-mail: office@marcoderpole.com.pl
Peregrinaciones en Polonia

San Estanislao de Szczepanów (1030-1079)

El patrón principal de Polonia y obispo de Cracovia nació en 1030 en Szczepanów. Fue asesinado por el rey Boleslao II el Temerario mientras celebraba una misa en la iglesia cracoviana de San Miguel Arcángel (el motivo de la crimen fue la condena pública de un mal comportamiento del rey). Estanislao fue canonizado por el papa Inocencio IV en 1253. Según la leyenda, su cuerpo descuartizado habría vuelto a recomponerse milagrosamente después de su muerte. Las reliquias de San Estanislao reposan actualmente en un ataúd de plata en un mausoleo barroco situado en el medio de la Catedral de Wawel de Cracovia. Cada año, el primer domingo después del 8 de mayo (la festividad de San Estanislao), se celebra en Cracovia una gran y solemne procesión con sus reliquias en la que participan cardenales, obispos, sacerdotes, frailes y sores de todos los conventos de Cracovia, así como representantes de grupos profesionales e históricos en ropa tradicional que caminan acompañados por los sonidos de la orquesta y de cantos religiosos.

 

San Adalberto (956-997)

San Adalberto (en polaco Wojciech) es el patrón principal de Polonia aunque en el mundo se conoce como San Adalberto de Praga. El santo nació en 956 en Libice, Bohemia. Con 27 años fue nombrado el primer arzobispo de Praga. Adalberto decidió llevar una labor misionera entre las paganas tribus prusianas. El rey polaco Boleslao I el Bravo le ofreció una escolta militar que lo acompañó hasta Danzig (Gdańsk). Desde ahí junto con varios frailes emprendió otro camino. Sin embargo, su actividad misionera no duró mucho tiempo. En primavera de 997 fue asesinado con sus compañeros en la costa báltica.

Ya en 999 Adalberto fue canonizado por el papa Silvestre II. El rey de Polonia trajo su cuerpo y lo enterró en la Catedral de Gniezno, primera capital del estado polaco y sede episcopal. En 1039 sus reliquias fueron llevadas a Praga, pero Gniezno - primer lugar de su enterramiento - sigue siendo un lugar importante de culto a San Adalberto.