ES
Marco der Pole
ul. Sarego 22/3
31-047 Kraków, Polen
tel: +48 12 430 21 17
e-mail: office@marcoderpole.com.pl
Peregrinaciones en Polonia

Gdańsk

 

La milenaria ciudad de Gdańsk está situada en la costa del Mar Báltico en la desembocadura del río Vístula y desde la Edad Media es el principal puerto del Mar Báltico. Durante varios siglos Gdańsk fue la ciudad más grande y más rica del Reino de Polonia. Sus habitantes se enriquecían gracias al intercambio de bienes entre Polonia y Europa del Oeste en el puerto de Gdańsk.

En el siglo XX Gdańsk dos veces se inscribió en la historia mundial:

- El 1 de septiembre de 1939 el ejército alemán al atacar la guarnición polaca en Gdańsk-Westerplatte, inició la Segunda Guerra Mundial.

- En agosto de 1980, a consecuencia de huelgas obreras, en Gdańsk nació un movimiento sindical “Solidaridad”. Fue la primera masiva organización anticomunista en todo el bloque comunista (casi 10 millones de miembros) que se opuso a las estructuras de gobierno de aquella época. “Solidaridad” inició el proceso de caída del sistema comunista en Europa del Este y fue un impulso significativo a la introducción de la Perestroika en la URSS. La revolución obrera se llevó a cabo teniendo en cuenta la religión. Los obreros manifestaban abiertamente su apego a la fe católica.

Gdańsk fue casi totalmente destruido durante la Segunda Guerra Mundial. Durante la reconstrucción, después de la guerra, se reprodujo la belleza de esta gran ciudad hanseática del norte de Europa. Actualmente, Gdańsk es una de las ciudades turísticas más atractivas de Polonia. Entre los monumentos más importantes de Gdańsk se encuentra la monumental Basílica de Santa María, iglesia gótica de ladrillo más grande de Europa.

Gdańsk es también la capital mundial del ámbar que se extrae en la costa del Mar Báltico. Vale la pena visitar el Centro Europeo de Solidaridad y el Museo de la Segunda Guerra Mundial. En la cercana ciudad de Sopot se encuentra una bonita playa y el malecón más largo de la costa báltica.

 

Malbork y Pelplin

Las órdenes religiosas jugaron un gran papel en la colonización y cristianización de la costa báltica, sobre todo la Orden de los Caballeros Teutónicos del Hospital de Santa María de Jerusalén que creó en este terreno su propio estado monástico. La Orden tuvo grandes méritos en cuanto a la propagación de la civilización occidental en el terreno de Prusia. Al mismo tiempo los caballeros teutónicos se caracterizaban por tratar cruelmente a los paganos, por el despotismo hacia sus súbditos y por el expansionismo hacia sus vecinos. El centro del estado teutónico era Malbork (Marienburg), situado a 65 km al este de Gdańsk, donde se hallaba el castillo del Gran Maestre de la Orden. El castillo de Malbork es uno de los complejos más grandes de la arquitectura gótica y el mayor castillo medieval defensivo de Europa. El castillo junto con el museo que alberga están inscritos en la Lista del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

En el polo opuesto está la Orden del Císter cuya regla se basaba en la ascesis, simplicidad y laboriosidad. Los cistercienses contribuyeron al desarrollo de la agricultura, de la industria y de la educación. El mayor convento de los cistercienses se encontraba en Peplin, a 55 km al sur de Gdańsk. Hoy en Peplin se puede ver una monumental Catedral gótica de la Asunción de la Virgen María y en el museo catedralicio se expone un ejemplar original de la Biblia de Gutenberg.